Andros presbítero Mysterium vitae
Andros presbítero Mysterium vitae

17 de Noviembre de 2017

MAZARRONERO SÉ TU MISMO

 

 

HOMILIA DEL DIA DEL MILAGRO 17 de Noviembre de 2017, en el 25 aniversario de mi ordenación sacerdotal.    

 

    Querido Pueblo de Mazarrón, querida comunidad cristiana de la que soy su Hijo. Mazarrón es mi tierra. Mi apellido Navarro se remonta al siglo XVI, según pude investigar en los archivos parroquiales hace unos años. Aunque he de deciros que yo no nací aquí. Si bien confieso que es lo único que no he hecho en este pueblo. Nací en la Pinilla, un pueblecito vecino, me marché inmediatamente a Alemania con mis padres emigrantes, y al volver viví ya para siempre en Mazarrón. Aquí crecí, aquí estudié, aquí jugué, y aquí descubrí mi fe y mi vocación. Así que yo soy de aquí. Yo me siento profundamente mazarronero. De modo que es para mí un honor poder celebrar con vosotros mi 25 aniversario de ordenación sacerdotal en este día tan especial para los católicos mazarroneros que es el día del Milagro. Sean pues dadas las gracias a mis hermanos sacerdotes Antonio y David, por este hermoso detalle que hoy han tenido conmigo. 

    No quiero ocultar además que yo me confirmé y descubrí mi vocación sacerdotal en 1985. En el cuatrocientos aniversario de la celebración de tan magno hecho acontecido en 1585. Confieso además que mi proceso no fue fácil, pero creo que la mirada atenta de María me ha guardado a lo largo de estos años. Y aunque no he sido fiel a mis promesas porque soy un gran pecador, si he podido descubrir, gracias a María Purísima, que el Dios de Jesucristo siempre me ha sido fiel a mí, como me enseñó un sacerdote singular llamado Pedro, que ya descansa en la Paz de Cristo y que pude conocer en la Aljorra, al que espero mis palabras hoy, le sirvan de gloria.

    Esta fiesta singular ha sido despreciada por algunos por considerarla algo desfasado y sin actualidad para los mazarroneros del siglo XXI, incluso para los católicos de este siglo. Yo no estoy de acuerdo. Y para justificar mi posición os propondré a vuestra consideración diez razones extraídas de las 9 declaraciones y de la crónica de San Pedro de Alcántara. 

    1ª. El concilio Vaticano II quiso corregir un vicio fatal en la vida de la Iglesia: El clericalismo. Si sorprende el relato del Milagro es porque el gran protagonista del mismo, no es el clero, sino el Pueblo de Dios. El laicado. Y en medio del Pueblo el Clero a posteriori. Pero no como una clase mejor o superior, sino ejercitando su propio ministerio apostólico, sin anular ni excluir el papel del laicado. Christi Fideles Laici de Juan Pablo II, viene a decir que “sin laicado nada”, reafirmando la sabiduría del Concilio. El relato del Milagro vive ese espíritu sin ningún genero de dudas. Y eso lo convierte en un acontecimiento sorprendente si tenemos en cuenta que se desarrolla en pleno siglo XVI, donde el papel del laicado había quedado notablemente oscurecido por el efecto de la equivocada eclesiología piramidal. ¿Es actual o no para la Iglesia este acontecimiento mazarronero?.

    2ª. El relato del milagro guarda un paralelismo extraordinario con los relatos de la resurrección. Me emociona comprobar que aún el trono del Santo Sepulcro ocupa un lugar central en la capilla donde este milagro aconteció. El paralelismo se verifica en muchos extremos. Es la mujer la primera testigo del suceso sorprendente. El génesis malinterpretado ha dado lugar a postergar a la mujer como la culpable de todo lo malo. Pero ese machismo bíblico no se justifica en absoluto. Bien dice el texto “esta es carne de mi carne”. El pecado es de los dos sexos, y fruto de una ruptura entre ellos. Es el amor roto lo que nos excluye del paraíso, y no la mujer. La traslación de la culpa hecha por los machistas ha oscurecido este aspecto, que a mí me parece relevante. Ya que el ser humano nunca puede divinizarse si antes no ama. El engaño del diablo nos condujo a eso: La ruptura del amor. Así que las mujeres fueron las primeras testigos de que la Purísima había hecho maravillas entre nosotros. Como ocurrió la mañana de Pascua con la resurrección de Cristo. Un golpe sonoro en el templo sorprendió a todos como aconteció cuando la piedra del Sepulcro fue removida. La sorpresa y la alegría posterior de todos que se fue contagiando al resto de la población, es otro precioso paralelismo de lo ocurrido la mañana de Pascua. Los curas ejercieron su papel. Gines Cifuentes, cura de San Antonio, hizo de Juan pues vio y creyó, arrodillándose ante tamaña maravilla. Y Bartolomé Parra, cura de San Andrés, ejerció de Pedro, pues entró en la capilla y con un corporal toco el rostro virginal de la Purísima para recoger su sagrado sudor y aplicarlo a muchos que lo pedían. Como para distribuir el aceite que manaba  de la lámpara sin cesar durante una hora y media larga. Y transcurrido el hecho todos comprendieron que era la madre de Dios en su advocación de la Purísima la que con su intercesión había liberado a nuestro pueblo mientras dormía, del peligro de los piratas turcos que con siete galeras hubieran podido destruir el hogar de nuestros padres. La Madre, obró Salvación para todos sin distinción manifestando así la grandeza de la misericordia divina capaz de perdonar a todos los pecadores. Igual que aconteció con la humanidad el día Cristo resucitó manifestando que el pago de nuestras culpas satisfecho en la Cruz, el Viernes Santo, había sido confirmado por Dios Padre, derramando sobre nosotros su Santo Espíritu para que la obra de la redención llegase a su cúlmen. ¿Es o no actual para un católico semejante acontecimiento?.

    3ª. Este hecho como el mismo cristianismo goza de un sustrato histórico consignado en documentos ciertos. Susceptibles de ser analizados desde una perspectiva arqueológica de los textos. Si el cristianismo tiene los evangelios y las cartas, nuestro Milagro, tiene las declaraciones y la crónica de San Pedro de Alcántara como su legado escriturístico. Como en el Cristianismo, estamos ante un hecho histórico, que nos interpela para que demos como fruto, el asentimiento de nuestra fe. La actualidad del Milagro desde esta perspectiva se vuelve incuestionable, porque no es un mito, ni una invención. 

    4ª. El Milagro tiene una conexión con los sacramentos de la iniciación cristiana en su simbolismo. El agua y el Oleo simbolizan el bautismo. El Oleo y el fuego de la lampara simbolizan la Confirmación. Agua que purifica al Pueblo. Oleo que empapa de Gracia al Pueblo. Fuego que ilumina al Pueblo y lo libra de toda oscuridad conviertiéndolo en testigo de la fe ante todos. Agua, Oleo y Luz. Bautismo que nos da una vida nueva y Confirmación que obra en nuestro pueblo un nuevo Pentecostés. ¿Como puede decirse siendo cristiano y mazarronero que este acontecimiento no goza de una profunda actualidad? La ostentó ayer, y hoy, y siempre. No verlo es estar ciego.

    5ª. La Eucaristía tiene un lugar central en el desarrollo del acontecimiento. Si el Pueblo había sido testigo de la huida de los piratas mahometanos por la mañana, yendo al Bolnuevo a comprobarlo; a la vuelta, en el centro del día, celebró la Eucaristía para dar gracias como el mismo salmo leído nos ha indicado. Y fue después de alimentarse con el pan de la Palabra y con el Pan de vida, cuando aquellos hijos mazarroneros, experimentaron como se abrían sus ojos para entender lo que había sucedido. Y como aquellos discípulos de Emaús, fueron capaces de abrir sus ojos porque lo que vieron les hizo arder el corazón. Partir el pan con Cristo, oír su voz, los capacitó para dar el salto de la fe, y comprenderlo todo: Dios estuvo grande con nosotros por intercesión de la Purísima y eso, los llenó de alegría. La Eucaristía culminó el Milagro porque sin ella no hubiesen sido capaces de ver el paso salvador de Dios entre nosotros.  ¿Aún dudáis mazarroneros de la actualidad de nuestra fiesta?.

    6ª. María y la Cruz se interpusieron entre nosotros y la destrucción de esa macabra piratería que hubiese matado a muchos, y a los restantes los hubiese convertido en esclavos. Porque María los detuvo en la plaza de la Cruz, un lugar que nunca deberíamos olvidar los mazarroneros por ser el lugar sagrado donde comprobamos que el mal, el dolor y la muerte no tendrán la última palabra en la vida. ¿Como afirmar ante tal caudal de esperanza que supone este hecho prodigioso que nuestra fiesta del Milagro carece de actualidad?. La Esperanza emana de esta sagrada fiesta mazarronera a borbotones. Y la Esperanza como necesidad vital para el ser humano nunca deja de ser actual para ninguna generación. Luz que vence a la oscuridad esa es nuestra fiesta. No deberíamos los mazarroneros olvidarlo nunca.

    7ª. El tañir incansable de la campana de esta pequeña ermita entonces, situada a las afueras del pueblo, tiene un notable carácter navideño. Este sagrado lugar para nosotros fue nuestro Belén. Porque aquí convocado el pueblo como los pastores para adorar la acción maravillosa de Dios, nos hizo comprender que nuestro Dios es verdaderamente Emmanuel, un Dios con nosotros para salvarnos. Jesús, el hijo de María, lleva por nombre: Dios nos salva. Y eso lo comprendimos todos los mazarroneros entre las paredes de esta pequeña ermita. En aquel lugar humilde del Almazarrón de entonces se manifestó la grandeza de nuestro Dios por intercesión de María, la Purísima, nuestra amada patrona. La Virgen del Milagro no es otra que la Purísima, esto Mazarrón no debería olvidarlo nunca. ¿Es actual que Dios nos salve porque nos ama ayer, hoy y siempre?. Si eres católico no digas lo contrario porque simplemente estarás diciendo tonterías.

    8ª. Hoy padecemos de nuevo el ataque del integrismo mahometano en forma de terrorismo. Pues bien el Milagro afirma que la bandera de este integrismo puede ser vencida. Aún conservamos el pabellón de aquella hueste integrista que amenazó entonces nuestra villa. ¿Es o no actual para nosotros albergar en nuestra historia un hecho que prueba que la asesina  tiranía integrista e intolerante puede ser vencida? No dudo que lo es ni un instante. No perdamos nuestra identidad en esta hora difícil. Pues son bastantes los que quieren sumergirnos de nuevo en un marco macabro de choque cultural, haciendo alarde, como enseña Amin Maalouf, de identidades asesinas. 

    9ª. El milagro nos hizo orar y laborar. En romería fuimos a Bolnuevo a comprobar que la hueste pirata había sido vencida. Ese es el mensaje religioso de nuestra entrañable fiesta popular que cada año nos convoca en las playas de Bolnuevo. En procesión caminamos de parroquia en parroquia con la Purísima cuando comprendimos que ella era la autora de nuestra salvación para que nadie fuese ajeno a tan prodigioso hecho. Celebración y Misión caminan juntas. Celebración y Evangelización. ¿Acaso estas hermosas palabras son ajenas a nuestra condición cristiana en este siglo XXI? ¿qué es sino el cristianismo hoy y siempre? Mantener que esta fiesta no es actual es oficio de necios. El Milagro nos convirtió a todos en Pablos. En apóstoles que como él bendicen a Dios y lo anuncian como hoy nos ha enseñado en la carta a los Efesios.

    10ª. Por último si esta fiesta la considero actual para Mazarrón es porque nos enseña que hacer con nuestro peor pecado Mazarronero. El pecado de Mazarrón es la desidia. El poco amor por lo nuestro, por lo que somos. Hemos querido varias veces quitar esta fiesta. Los mazarroneros nos ausentamos este día de nuestro pueblo para irnos de compras. Hemos perdido los originales de las declaraciones que se conservaban en el Municipio. Gracias a la labor de los que las fotografiaron aún hoy podemos asomarnos a la maravilla que narran esos acontecimientos en forma de acta pública con nueve testimonios de hijos del Pueblo. Aún tenemos sin restaurar la antigua capilla hoy inserta en este Santuario, donde aconteció tan magno hecho. Mazarrón debe aprender de la Purísima que hacer con su desidia. Como María pisa la cabeza de la serpiente, nosotros debemos pisar el vicio de esta desidia. Mazarrón rinde culto a la Purísima antes de que el obispo Trejo, defensor incuestionable de la Inmaculada Concepción de María, fuese nuestro obispo titular. El llegó aquí en 1618. Él construyo el primer altar catedralicio a la Inmaculada de toda la Iglesia católica en Murcia en 1625. El instituyó a la Purísima como patrona diocesana y realizó el juramento del clero a dicha advocación mariana en 1623. Nosotros celebramos a la Purísima y la confesamos como patrona desde 1585. Ni el Palmar llega a tanto. Dado que le rinde culto desde 1615. Ni Yecla que lo hace desde el siglo XVIII. Somos el pueblo que probablemente tributa un culto semejante a la Purísima antes que todos los demás. ¿Como no valorar esto? ¿como olvidarnos de esto? Si lo hiciésemos alguna vez sería una prueba patente de que la desidia nos ha vencido. Aquí aconteció una nueva Anunciación para todos. El Milagro fue el arcángel. Nosotros María. Y aquí se obró un hecho sorprendente que nos salvó a todos. Como María los mazarroneros deberíamos creer con toda el alma y cantar siempre un hermoso Magnificat para que todos puedan entender la grandeza de lo vivido. El Evangelio de hoy nos lo ha enseñado. Muchos se van a Lourdes o a Fátima, y yo no lo discuto, pero yo me quedo en Mazarrón. Porque María estuvo grande entre nosotros y hoy quiero ser testigo y portavoz de esta buena noticia para todos. Se que hoy aquí conviven dos pueblos. El de siempre que es muy chiquitito y el que nos ha llegado de todas partes buscando trabajo. Muchos de estos no conocen nuestra fiesta, pero ningún niño que viva aquí debería ignorar lo que en Mazarrón hemos vivido. Yo crecí aquí ignorándolo hasta que no me hice mayor. Mazarroneros que la desidia no nos pueda.

    Por ello afirmo rotundamente ante todos hoy, amigos, que quien diga que esta fiesta no es actual para todos nosotros y que debe ser olvidada en aras de otras festividades, o es un ignorante, o simplemente nunca podrá decirse verdaderamente mazarronero.

 

Andrés Marín Navarro

Presbítero

 

 

Contacto

ANDROS Mysterium vitae
MURCIA (España)

Correo electrónico: katolikos@icloud.com

katolikos@hotmail.com
 

Presbítero Católico

Nuestra oferta

En www.bubok.es podrás encontrar todos mis libros publicados. Los que aún pueden adquirirse porque no se han agotado las ediciones. Basta que busques por mi nombre:

Andrés Marín Navarro.

ANDROS Mysterium vitae en redes sociales :

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© ANDROS Mysterium vitae