Andros presbítero Mysterium vitae
Andros presbítero Mysterium vitae

Jesucristo cimiento del matrimonio y la familia

Nuevo Ensayo

¿POR QUÉ JESÚCRISTO ES IMPORTANTE EN LA VIDA MATRIMONIAL?

 

1º. Si los cimientos de la vida matrimonial son el deseo, el querer correspondido y la compatibilidad. Jesús te invita a ser una carne con tu pareja. Jesús te invita a querer de veras y siempre. Y Jesús fomenta la compatibilidad entre vosotros sin ningún género de dudas. 

2º. El proceso del amor pasa por amar con el pensamiento, con los sentimientos y con la conducta: los hechos y las palabras. Jesús te enseña a poner el amor en todo lo que piensas, sientes y haces. Así es como Él ha vivido. El mismo presenta a Dios de esta manera: El AMOR PIENSA (Padre), EL AMOR SIENTE Y QUIERE CONTAGIARSE (Espíritu Santo), EL AMOR SE EXPRESA EN GESTOS Y PALABRAS (Hijo).

3º. Para que el querer se torne amor necesita respetar la dignidad y los derechos del otro. Y Jesús nos enseña a no hacer nunca al otro lo que no te gustaría que te hiciesen a ti. 

4º. Para amar en el matrimonio hay que aceptar de todas todas, la sexualidad como lenguaje del amor. Y Jesucristo es la prueba misma de que el Amor mismo de Dios, se hace carne. Porque la carne no es un estorbo para encontrarse con Dios. Cuando es carne enamorada se glorifica y se torna eterna. Es el amor el que humaniza el deseo y la procreación, que de otra manera, sólo serían placer y progenitura, pero sin ser felicidad.

5º. Los hijos son los frutos del amor matrimonial. Jesús te enseña a dar la vida por amor. Te enseña a entregar tu vida por los demás. Te enseña a derramar tu sangre por ellos si es necesario. Con Él comprendes que es hay más alegría en dar que en recibir. Porque cuando todos dan, todos reciben.

6º. Los demás pueden interferir la unidad del matrimonio. Jesús te invita a dejar incluso “padre y madre” para formar una sola carne. Pues sin un amor hasta ese extremo, no es posible construir un verdadero matrimonio.

7º. La muerte siempre amenaza con destruirlo todo: el matrimonio y la familia. Jesús te muestra que la muerte no es todopoderosa porque el estuvo muerto y ahora vive por los siglos. Él es la resurrección y la vida. Por ello el amor es más fuerte que la muerte. Y esto nos otorga la esperanza para no sucumbir en al poder oscuro del nihilismo que cuestiona la grandeza del amor matrimonial y familiar. Pues quiere convertirlo en una pasión inútil. Pero Jesús con su muerte y resurrección muestra que el amor es verdadero, bueno y hermoso, porque es eterno. Y su destino último no es la nada, sino la gloria. 

8ª. Con Jesús merece la pena vivir el matrimonio porque Jesús te muestra el camino para vivir la verdad del matrimonio de modo que puedas vivirlo en Plenitud. Así que si te dejas llenar de su Espíritu, el te llena de gracia, y así como un alfarero, vuelve tu “barro”, arcilla enamorada.

9ª. Con Jesús descubres que tu vida matrimonial es algo sagrado que sigue el mismo curso que la vida. Lo que hace sagrado el matrimonio es el amor. Porque el amor es Dios, porque DIOS ES AMOR. Así que cuando amas empiezas a meterte en el mismo corazón de Dios. ¿Y como se desarrolla? Como la vida.

    Lo que hace el matrimonio más allá de su forma civil (ante un magistrado), religiosa (ante un ministro religioso) o natural (ante la propia conciencia), es el consentimiento amoroso de los esposos. Y este consentimiento comienza el día en que los esposos se enamoran verdaderamente. Ese es el momento de su CONCEPCIÓN. Después en la convivencia previa a la celebración, ese amor vive su GESTACIÓN. El día de la boda se produce el NACIMIENTO del amor. Después en la primera etapa del matrimonio vivimos la primavera del amor que es la INFANCIA. Luego de nacer el primero de los hijos se inicia la ADOLESCENCIA y el camino hacia la MADUREZ del amor, donde ser padre no debe impedirte ser esposo. Por último con la marcha del último de los hijos se inicia el otoño de la vida matrimonial, la entrada en la TERCERA EDAD, y con el desarrollo de esta etapa se adentra uno en la ANCIANIDAD del amor, donde el amor lejos de avinagrarse o aguarse si ha sabido hacerse bien el recorrido, el amor se añeja y se vuelve sabroso vino viejo. Y la semilla empieza a transformarse camino de una vida nueva. La vida en la que el amor te habrá transfigurado y acabará divinizándote. 

10ª. Jesús te enseña que cuando no amas a tu pareja la crucificas. En cambio cuando la amas la resucitas. 

 

Diez razones suficientes para invitar a Jesús a tu matrimonio como hicieron los novios de Caná. Si además invitas a su madre. Si aceptas el regalo que Él hace a tu matrimonio que es su misma madre: María, te aseguro, que gozarás de manera inmensa. Pues ella atenta a tus necesidades intercederá por vosotros ante su Hijo Jesús, para que nunca te falte nada, que sea necesario para que tu puedas vivir en el amor, en las alegrías y en las penas, en la salud y en la enfermedad, en la prosperidad y en la adversidad, en la vida y en la muerte, todos los días de tu vida. María siempre camina junto a Jesús el Cristo, así lo testimonia particularmente Juan el evangelista. María es la otra cara de la moneda que es Jesús. Parece incluso la cara femenina del Misterio mismo de Cristo. Y es curioso como ella siempre te invita a hacer lo que Jesús te dice. 

Merece la pena poner a Jesús en tu vida matrimonial. Y con Él a María. Conocerle, amarle, creer en Él y seguirle todos los días de tu vida matrimonial. Eso supone casarse por la Iglesia. Esa es la diferencia con respecto a los otros tipos de matrimonios: el civil y el natural.  La libertad es definitiva. Y una pareja al casarse por la Iglesia lo que hace es invitar libremente a Jesús y su misterio a su matrimonio, para que este, se transfigure en un signo vivo del amor de Jesucristo a la Iglesia. ¡No lo olvides nunca amigo!. 

 

Andrés Marín Navarro

Presbítero

Contacto

ANDROS Mysterium vitae
MURCIA (España)

Correo electrónico: katolikos@icloud.com

katolikos@hotmail.com
 

Presbítero Católico

Nuestra oferta

En www.bubok.es podrás encontrar todos mis libros publicados. Los que aún pueden adquirirse porque no se han agotado las ediciones. Basta que busques por mi nombre:

Andrés Marín Navarro.

ANDROS Mysterium vitae en redes sociales :

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© ANDROS Mysterium vitae